Un día festivo, una segunda mitad para olvidar y un empate que vale oro