Clapton CFC: El espíritu del “No pasarán” resuena en el Este de Londres

0

Fuente: 20 minutos

Al Este de la capital inglesa se encuentra el multicultural distrito de Forest Gate, una zona de la ciudad donde siempre se han visto desde la distancia los proyectos deportivos mastodónticos como los del Norte donde reinan Arsenal y Tottenham o el del rico barrio de Chelsea. En el East Ham históricamente ha reinado la tolerancia, el sentimiento de comunidad y la tranquilidad hasta que Londres fue elegida como sede de los Juegos Olímpicos en 2012 y se decidió que la Villa Olímpica se situara a pocos kilómetros de la sede del Clapton, lo que incrementó los precios de la zona y sumió a los vecinos en un proceso de gentrificación donde muchos tuvieron que irse del barrio por no poder mantener aquel nivel de vida.


La batalla por el estadio más antiguo de Londres


La especulación que generó esta revalorización de los terrenos afectó también como no podía ser de otra manera al mundo del fútbol. Un empresario compró uno de los equipos históricos de la zona como era el Clapton FC con la supuesta intención de  hacer negocio con su mítico estadio, el Old Spotted Dog, la cancha más antigua de la capital. Enfrente se encontró a los Clapton Ultras, una de las aficiones más fieles de Inglaterra que defendieron a capa y espada la sede de su equipo e incluso terminaron llevando el caso a los tribunales.



Nick Davidson


Este grupo de aficionados había revitalizado años atrás las gradas de un club al que antes apenas iban a ver una veintena de curiosos. Desde un ideario político de izquierdas, incluyendo su apoyo a los refugiados, mensajes contra la homofobia y el racismo y un apoyo a la comunidad que trascendía al propio fútbol, los Clapton Ultras consiguieron llevar centenares de aficionados al Old Spotted Dog semana tras semana. Se convirtieron en el equipo de la categoría con mejor afluencia y fueron reconocidos por muchos como una afición ejemplar no solo en el apoyo a los jugadores sino por su compromiso social.


Los planes del nuevo dueño del club chocaron con este grupo de aficionados, que no aceptó por ejemplo la subida de precios de las entradas que se hizo prácticamente de un día para otro. Muchos seguidores llevaban cajas de cerveza para seguir animando a su club desde fuera del recinto. Pero aquello no fue suficiente y se les prohibió la entrada en los estadios visitantes tras el acuerdo al que el Clapton llegó con otros clubes. Con el futuro del estadio más antiguo de Londres en juego y la relación con la directiva rota, la mayoría de los socios y aficionados del Clapton decidieron buscar una alternativa para proteger la historia del club, así nacía el CCFC, el Community Clapton Football Club.


Con las Brigadas Internacionalistas en el corazón

 

El club compite ahora mismo en la Middlesex County Football League Premier, la séptima categoría del fútbol inglés tras haber ascendido a finales de la 18/19, pero su nombre ha llegado a ser conocido en otras partes de Europa, sobre todo en España, por su preciosa camiseta suplente que recuerda a las Brigadas Internacionales que ayudaron al ejército republicano en la Guerra Civil española. “Cuando creamos el club en 2018, sabíamos que queríamos dar la voz a los socios y pensamos que la camiseta suplente sería una manera divertida de hacerlo desde el primer día. Muchos de nuestros socios ya formaban parte de los Clapton Ultras y estaba claro que este nuevo club tendría los mismos valores antifascistas” - comentan desde el club. 


Notas Periodismo Popular


Las Brigadas Internacionales expresaban a la perfección estos valores del club y fueron la opción más elegida por un gran margen. Además, uno de los 20 memoriales que hay en Londres a las Brigadas, una modesta placa que recuerda a los londinenses que viajaron a España a apoyar a la República en la Guerra Civil, se encuentra en un parque muy cerca del hogar espiritual del Clapton, el Old Spotted Dog Ground, en su barrio de Forest Gate. 


Lo curioso es que esta iniciativa ha tenido una gran repercusión en nuestro país, siendo el Clapton CFC uno de los “fan owned clubs” europeos a los que se tiene un mayor aprecio. En este momento hay un centenar de socios españoles, aparte de haber vendido la friolera de 6.000 de sus camisetas suplentes en España. “Estamos muy orgullosos del seguimiento de los fans españoles que nos mandan siempre mucho cariño”.


Esta acogida les ha servido para jugar un par de amistosos internacionales con equipos que comparten sus valores y son gestionados de una forma similar. “En abril del año pasado nos invitaron a jugar contra el CE Jupiter en la Primavera Republicana de Barcelona. Curiosamente unos días antes habíamos jugado ante el Sant Miquel, celebrando su 40 aniversario con un amistoso en Londres en nuestro feudo apenas un día antes de volar a Barcelona”. 


El Periódico

Pero estas experiencias también las han repetido con equipos de otros países, como el Roter Stern Leipzig alemán, que invitó a los ingleses a la celebración de su 20 aniversario juntándose aficionados de los dos clubes en una atmósfera inolvidable. Como aseguran desde el Clapton: “estamos encantados de promover nuestra filosofía y de aprender de la experiencia de otros clubes, especialmente de aquellos con estructuras y mentalidades similares”.


Uno de estos eventos de aprendizaje se produjo de manera conjunta con otros dos clubes de los que hablaremos en el futuro como el Meilmontant parisino y los napolitanos del Quartograd. El evento “Tres ciudades, tres países, tres clubes de fútbol popular” buscaba compartir buenas prácticas, errores y lecciones de cómo gestionar el día a día de un club de fútbol.  


Las perspectivas de futuro del Clapton CFC


En una situación compleja como la que vivimos, el club ha fortalecido el apoyo a su “Comité Comunitario”, que busca jugar un papel decisivo en el desarrollo de las comunidades en Forest Gate y todo el Este de Londres. Principalmente supone trabajar con organizaciones locales, ya sea en bancos de alimentos o en el apoyo al inmigrante por poner varios ejemplos. Pero no se olvidan de colaborar con escuelas locales en la difusión de mensajes contra el racismo y contra el fascismo. “Muchos de nuestros socios también trabajan como voluntarios en albergues para los sin techo o buscan donaciones para otros proyectos en los que creemos. Se pueden encontrar muchas de nuestra iniciativas AQUÍ



Otro de los puntos donde hay un importante margen de mejora es en el fútbol femenino. “Estamos creciendo pero la realidad es que es complicado encontrar espacios para competir y un público fiel” - asumen desde la directiva. El club está invirtiendo tiempo y recursos para desarrollar este área tan importante para el Clapton. En categorías inferiores hay diferentes equipos y por supuesto el primer equipo que juega en la Greater London Women’s Football League, Premier Division. “La respuesta de la comunidad ha sido fantástica, y muchos equipos rivales ya nos han hecho llegar que les encanta jugar de visitantes en nuestro campo. Es raro a este nivel tener ese apoyo pero por otro lado es precioso verlo y ser parte de ello”.


Aunque otro foco que genera mucha ilusión en la comunidad es la posibilidad de volver a Forest Gate y al Old Spotted Dog Ground, el estadio original del club, en el que no han podido estar tras los problemas judiciales que se llevan arrastrando desde hace años. “Acabamos de comprar el estadio y estamos muy felices de poder tener finalmente las llaves de nuestra casa, pero el césped ha sufrido muchos años de negligencias y necesita mucho amor”. Debido al covid 19 y por precaución el club no ha podido tener tantos voluntarios como se esperaban en un inicio, pero todo esa labor se ha visto recompensada, estando cada día más cerca de volver a su hogar.


Nick Davidson


En los próximos meses, los esfuerzos se centrarán en tener el estadio disponible para la temporada 21/22. Son conscientes de que queda mucho trabajo por hacer pero la ilusión de volver al barrio es superior a cualquier dificultad. Esta vuelta a Forest Green servirá también para revitalizar las relaciones con organizaciones y ciudadanos de la zona, ya que como ellos nunca olvidan “Somos un club de fútbol de la comunidad y el Old Spotted Dog será un recurso más para la comunidad de Forest Gate”


Todas las luchas que los Clapton Ultras tuvieron para salvar su vetusto estadio están teniendo el reconocimiento del mundo del fútbol popular y suponen un ejemplo para aquellos hinchas que sientan que el club de su vida se está viendo amenazado ante la codicia de un inversor. En el Este de Londres se rebelaron contra esta especulación y para ello utilizaron el mismo grito de guerra que las heróicas Brigadas Internacionales: "¡No pasarán!"

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios