Las exigencias de la Primera RFEF: un obstáculo para Unionistas y SD Logroñés

Dos equipos populares españoles, Unionistas de Salamanca y SD Logroñés competirán como mínimo en la Primera RFEF la próxima temporada. Aunque aún falten cuatro meses para que esta competición eche a rodar ya se van vislumbrando algunas de las nuevas medidas que harán de esta competición una categoría más profesional. 

Es importante dividir la nueva Primera RFEF en beneficios y exigencias, pues si bien son muchas las obligaciones que impone la federación, sin ingresos sería imposible llevarlas a cabo. La pasada semana la RFEF mantuvo reuniones con la mayoría de los clubes ya clasificados para la Primera RFEF y los que aún podrían clasificarse para explicarles el nuevo formato y las medidas adoptadas desde el ente federativo para tratar de crear una liga lo más parecida al fútbol profesional. 

Formato
El formato de la Primera RFEF es sencillo, al menos es más simple que el que se está llevando a cabo en la Segunda B esta temporada. La categoría estará formada por 40 equipos, divididos geográficamente en dos grupos de 20. Los dos campeones de cada grupo ascenderán directamente a Segunda División mientras que los equipos que clasifiquen entre el segundo y el quinto jugarán un playoff con eliminatorias a partido único, consiguiendo los dos campeones de este playoff el billete a la categoría de plata del fútbol español. Por la parte baja es igual de sencillo a la par que dramático, pues cinco equipos, los que ocupen del puesto decimosexto al vigésimo, descenderán automáticamente sin jugar playouts ni nada similar. 

La plantilla de Unionistas celebra un victoria esta temporada. 

Beneficios
En cuanto a los beneficios que obtendrían los clubes se sabe más bien poco. Algunos diarios desvelan que los derechos televisivos reportarían 300.000€ a cada club aproximadamente. Lo cierto es que aún la RFEF no ha desvelado nada de forma oficial pero se rumorea la posibilidad de que los derechos televisivos se venderán de forma centralizada, siendo el 50% de estos igual para todos los clubes, y el otro 50% se otorgará en función de la posición en la temporada y la audiencia que acumule cada club. 
Además, según informan algunos medios, podría haber ya un acuerdo sobre la mesa, o al menos en vías de negociación, con algún patrocinador de cara al 'naming' de la liga, lo que supondría una mayor cantidad de ingresos para los clubes. También es sabido, que la federación ayudará a los clubes con los viajes con una cantidad de 50.000€ aproximadamente a cada uno, una cifra que ayudaría a paliar los enormes costes de los desplazamientos.  

Obligaciones
Las obligaciones... he aquí el quid de la cuestión. Hasta ahora se conoce poco sobre los posibles ingresos y ganancias que obtendrían los clubes participantes en la Primera RFEF pero si se van desgranando ya las exigencias que la federación le ha transmitido a los clubes. Las más destacadas son:
 
- Pago de un aval de 200.000€.

- 23 licencias federativas, o 24 si se incluye un tercer portero. 

- 18 fichas profesionales.

- 8 fichas sub 23 en plantilla.

- Estadio con capacidad para 4.000 espectadores como mínimo.

- Estadio de césped natural con iluminación mínima de 600 lux. 

- Tipografía única en nombres y dorsales para todos los clubes.

-Médico colegiado en todos los encuentros y entrenamientos.

¿Qué implican estas medidas?
Una vez conocidas las medidas toca explicar en qué afecta esto a los clubes, especialmente a Unionistas y Logroñés que serían de los más afectados. El pago de 200.000€ de aval implica que los clubes deberían depositar esta cantidad como cuota de inscripción y aval antes de comenzar la temporada, por lo que si no reúnen esa cantidad tendrán que renunciar a competir. No parece que esta pueda ser la mayor complicación para estos clubes, que si bien no gozan de los presupuestos más altos de la categoría, no deberían tener problemas para llevar a cabo ese pago inicial. 

Los jugadores de la SD Logroñés celebran un gol esta temporada. 

Respecto a las licencias federativas se debe tener en cuenta que cada una de ellas supone un dinero para los clubes, y que será de un máximo de 23 o 24 en caso de incluir a un tercer portero en la primera plantilla. Esto es algo que ya sucede en las dos categorías profesionales del fútbol español. Sin embargo, la principal novedad la encontramos en el número de fichas profesionales que aumenta hasta las 18, lo cual encarece más el presupuesto destinado para salarios por parte de los clubes. Además, las fichas sub 23 suben de seis a ocho con respecto a la Segunda B, con lo que ello supone. Los clubes deberían contar con hasta ocho jugadores con 23 o menos años entre sus filas, un aspecto en el que los filiales parten con ventaja pues la mayoría de sus jugadores están en ese rango de edad. Sin embargo otros clubes podrían verse afectados por esta medida ya que consideran que afecta a la competitividad incluso a los propios futbolistas jóvenes. 

El tema del estadio es uno de los que más controversia ha generado en los últimos días. La federación exige una capacidad mínima de 4.000 espectadores para la temporada 23/24, césped natural obligatorio para la 22/23 y una iluminación de 600 lux en esta próxima temporada 21/22. Lo cierto es que teniendo en cuenta estas pautas, ni Unionistas ni Logroñés estarían preparados para disputar la competición actualmente. Es cierto que hay entre uno y dos años de margen para realizar las reformas pero se antoja complicado en ambos casos. 

En el caso del conjunto popular salmantino el problema reside principalmente en el césped artificial de la nueva instalación, el Estadio Reina Sofía. Las obras del estadio aún no se han completado y ya hay que realizar modificaciones. El césped artificial debería sustituirse por uno natural en caso de que Unionistas siguiera compitiendo en la temporada 22/23 en la Primera RFEF y la iluminación moderna de la cual gozará el estadio aún no ha sido instalada. La SD Logroñés también tendría que verse obligado a realizar cambios. Las opciones del conjunto riojano pasan por ampliar la capacidad actual del Mundial 82 (3.500 aprox.) con gradas supletorias hasta alcanzar los 4.000 espectadores o bien mudarse a Las Gaunas, el estadio grande de la ciudad del cual fueron relegados por las instituciones riojanas, por lo que esta opción se antoja altamente complicada. 

Por último los clubes deberán llevar la misma tipografía en las equipaciones pese a vestir marcas diferentes. Además cada club deberá contar en su nómina con al menos un médico colegiado que esté presente en todos los partidos y entrenamientos del club. 

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios

Entradas populares

Conoce los 20 equipos populares en España

Conoce los 20 equipos populares en España

El fútbol popular tiene cada vez más presencia en la geogra…

Ortuellako Jendea: fútbol popular en euskera

Ortuellako Jendea: fútbol popular en euskera

Jugadores y aficionados del equipo.  En la ladera de un mon…

Los cinco mejores himnos del fútbol popular español

Los cinco mejores himnos del fútbol popular español

Aficiones del fútbol popular.  Dentro del mundo del fútbol,…

El Xerez Deportivo FC y la afición que creyó en un futuro mejor

El Xerez Deportivo FC y la afición que creyó en un futuro mejor

Aficionados del Xerez Deportivo FC en Chapín. El Xer…