El Tato Abadía, de leyenda del fútbol en Logroño a vender quesos

0
El Tato Abadía, nacido en 1962 en el municipio oscense de Binéfar fue un jugador con gran reconocimiento entre los 80 y los 90 del siglo pasado. Tras unos años en el equipo de su pueblo, en el que llegó a lograr un ascenso a Segunda División B, fichó por el ya desaparecido CD Logroñés (1984). Permaneció cinco años en el conjunto riojano, cerrando esa primera etapa con un ascenso a Primera División y siendo una pieza clave de la plantilla. De cara a la temporada 1989-90 cerró su fichaje con el Atlético de Madrid, pero pasó sin plena ni gloria durante esa campaña y regresó al combinado blanquirrojo. Permaneció hasta verano de 1993.

Cromo del Tato Abadía. Fuente: alacontra.es



Posteriormente, fichó por la SD Compostela, donde logró otro ascenso a Primera División, categoría en la que el club gallego se consolidaría los próximos años. Tras tres temporadas, volvió al CD Logroñés, cumpliendo su tercera etapa allí, aunque solamente duró una temporada. Ya sus últimos años los jugó en el club de sus inicios, el Binéfar, por lo que debutó y se retiró en el mismo sitio. Una vez se retiró en el año 1999, ayudó al cuerpo técnico del club mientras se sacaba la licencia para entrenar. 

Como técnico comenzó en el CD Binéfar, al igual que lo hizo años atrás como jugador. Por otro lado, además de dos temporadas en el Girona FC, cumplió dos etapas en el CD Logroñés, la segunda de ellas finalizó en 2008, un año antes de la desaparición del club. Una vez abandonó el club de su vida, entrenó un año al Calahorra. Su última etapa como entrenador fue entre 2011 y 2014, prácticamente en los primeros años de vida de la SD Logroñés

Todo un ídolo en la capital de La Rioja, permaneció viviendo allí y abrió su negocio en pleno centro, cerca de la calle Laurel. Desde hace 11 años lleva La Casa de los Quesos, cosa que le costó compaginar con el fútbol, pues le quitaba mucho tiempo. El negocio es actualmente uno de los patrocinadores del club de fútbol popular blanquirrojo y funciona a las mil maravillas en la ciudad. El producto estrella es una degustación de tres tipos de quesos en los que se empieza por el más suave y se termina por el fuerte. 

Entrevista al Tato Abadía en un periódico nacional. 



Buenas reseñas
La valoración de los clientes en Google es muy buena. Con una media de 4'7 estrellas, se pueden leer comentarios como los siguientes:

El servicio del gran Tato Abadía y su señora, excelente. Te asesoran y explican con mucha amabilidad y atención. Siempre había venido de Pamplona a la Laurel de pinchos, pero no había ido nunca a éste local, pero a partir de ahora, será de visita obligada. ¡Un 10 todo! ¡Felicidades!"

Nos pedimos una tapa de quesos, y nos explicaron la procedencia de cada uno de ellos.
Es una pequeña tienda-bar, pero tiene un buen surtido y el precio acorde a la calidad. Se ve que les gusta lo que hacen y saben trasmitirlo a los clientes"
Un sitio diferente que merece la pena. Selección de vinos y quesos. También es tienda y puedes llevar a casa un buen vino con quesos q no encuentras en supermercados. Además, lo regenta el "Tato Abadía" ex jugador de fútbol que atiende al público junto con su mujer"

 

Son muchísimos los aficionados de todo el país que van a conocer el local dirigido por el Tato Abadía y su mujer para probar los quesos, sacarse una foto con el ex futbolista o a charlar de fútbol con él. Sin duda, es un negocio que funciona en Logroño y que llama la atención de mucha gente que viene de fuera a visitar la tienda.  

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios